Hoy hemos invitado a Rocio Escalante, farmacéutica de Farmacia Arbosana, para que de la bienvenida al otoño y nos proponga una nueva rutina para recuperar la piel tras el verano.

¡Bienvenido otoño! Esta frase la diría efusivamente, si no fuera porque prefiero la primavera o el verano y os voy a contar por qué: el otoño es la estación más complicada del año, porque las condiciones climatológicas cambian cada media hora: llueve, hace calor, hace frío y todo ello en el mismo día. Sales de casa temprano y notas ese aire fresco tan agradable dándote en el rostro, pero entras en la oficina y está la calefacción puesta a 25 grados. Tu piel se ve sometida a cambios bruscos durante semanas. El otoño es una estación de transición y llega justo después de un verano donde hemos disfrutado de unas vacaciones en las que nos hemos despistado de cualquier rutina de belleza, exceptuando quizás de la protección solar.

Pero, como todo en esta vida, el Otoño también tiene su parte buena. La vuelta al cole es la época ideal para empezar una nueva rutina, para recuperar la piel después del verano y prepararla para el invierno, por eso voy a compartir con vosotros un par de secretos:

Para proteger tu piel de la locura de la ciudad, después de venir de un destino vacacional paradisiaco o del pueblo donde se respiraba aire puro y sin contaminación, tienes que hacerte con un producto antioxidante que será el escudo con el que tu piel va a hacer frente a la polución y radicales libres, responsables entre otras cosas del envejecimiento y de que la barrera cutánea se vea debilitada, pierda agua y se deshidrate.

Edafence® es un producto que contiene SCA®, tecnología con una alta actividad antioxidante y que además estimula nuestro sistema para que pueda tener más capacidad antioxidante por si mismo. La tecnología SCA® va a hidratar la piel y además la va a reafirmar, cosa que a mí personalmente me encanta.

El Ferúlico, junto con la vitamina C, trabaja de manera sinérgica y efectos como luminosidad y elasticidad se verán desde las primeras aplicaciones, porque si bien los efectos antioxidantes no los veamos (o no se reflejen de inmediato) todos somos capaces de notar el efecto buena cara.

Y tú, ¿usas antioxidantes?.