Esta semana nos visita en el blog de Endocare Ana Moreno, Consultora Farmacéutica experta en Dermocosmética y Directora Técnica del Grupo Farmacia I+.

Cómo recuperar la piel en verano

No hay estación más esperada que el verano. Las obligaciones familiares, las clases extraescolares, las maratonianas jornadas de trabajo, ¿a quién no se le escapa algún suspirillo que otro pensando en ese rincón paradisíaco en el que poder alejarnos del mundanal ruido del día a día?

Pero claro, entre tanta piscina, días de playa y jornadas en las que el modo slow parece instalado en nuestras vidas, no todo es tan maravilloso como parece y la piel empieza a verse sometida a una serie de agresiones externas que la hacen cambiar de manera significativa: exposición al sol demasiado prolongada, aires acondicionados, higiene excesiva…

En ocasiones, estos mecanismos no son suficientes para que la piel se defienda y ésta sufre alteraciones de forma considerable –como el estrés oxidativo y la de depleción de antioxidantes- e incluso perceptibles a simple vista, como puede ser la inflamación de la piel, la aparición de irregularidades de pigmentación y la deshidratación dérmica¸ debiéndose ésta última a una clara disfunción de los mecanismos de retención de agua de la epidermis. Cuando alguno de estos factores se produce, la piel de vuelve apagada, pudiendo incluso presentar descamaciones, poros dilatados en las mejillas, ligeras arrugas en el centro del rostro… situaciones que, si bien es cierto tienen lugar siempre que la piel presenta cierto grado de deshidratación –con independencia del momento del año en el que nos encontremos-, se vuelven aún más evidentes con la llegada de los meses estivales.

Si bien es cierto de que para conseguir que nuestra piel se recupere de los estragos veraniegos disponemos en el mercado de un amplio abanico cosméticos que pueden resultarnos de gran utilidad, ¿no sería realmente más interesante utilizar un solo activo cosmético que cubriese todas nuestras necesidades y que nos permitiese conseguir una piel sana y saludable?

En este sentido quiero hablaros del activo SCA®, presente en la línea de cosmecéuticos Endocare. Se trata de un bioconcetrado proteico rico en factores de crecimiento obtenido de la especie de caracol Cryptomphalus aspersa. Hablar de este activo es hacerlo de un potente regenerador dérmico, además de un poderoso antioxidante y reparador de pieles dañadas.

Estas propiedades y el hecho de que se trate de un fluido rico en las mismas moléculas presentes en nuestra propia piel, convierten a este activo en aliado más que perfecto para conseguir que ésta vuelva a recuperar su estado natural.

Entre las bondades del activo SCA®  se encuentran la mejora de la comunicación entre las células de la piel y la inducción de la regeneración celular, potenciándose de esta manera la consecución de una piel más suave a la par que luminosa.

Además, gracias a los factores de crecimiento con los que cuenta en su composición, actúa sobre las líneas de expresión aportando a la piel propiedades anti-edad, favoreciendo la proliferación de los fibroblastos y la regeneración de la matriz extracelular (colágeno, elastina y GAGs), consiguiendo revertir de esta manera los signos de envejecimiento cutáneo.

Sin duda, SCA®  puede convertirse en una herramienta más que eficaz para combatir todos esos agentes que, durante nuestras vacaciones, parecen empeñados en hacer que no disfrutemos al 100% de las las dulces jornadas veraniegas que con tanto deseo esperamos durante todo el año.

Y vosotros, ¿usáis algún tipo de activo regenerante para combatir los efectos del verano en la piel?