Esta semana  para hablarnos de los probióticos en nuestra piel nos visita Ana Moreno, Consultora Farmacéutica experta en Dermocosmética y Directora Técnica del Grupo Farmacia I+.

Hablar de probióticos y de sus beneficios en el equilibrio de la flora intestinal, eliminando toxinas que entran en el sistema digestivo, reduciendo la inflamación que pueda presentarse en el intestino… es algo ya conocido por todos. Pero, ¿qué sabemos de las funciones de estas “bacterias buenas” en nuestra piel?

¿Para qué sirven los probióticos?

Cada vez más investigaciones demuestran la implicación de los probióticos a la hora de combatir la inflamación de la piel producida por la alteración de la barrera cutánea, y los beneficios que aportan en pieles sensibilizadas con patologías, como por ejemplo:

  • Acné
  • Rosácea
  • La psoriasis
  • La dermatitis atópica, etc.

Es por esto por lo que los probióticos se están empezando a emplear en el tratamiento de todo tipo de pieles, incluso las más sensibles, en preparados tanto orales como tópicos.

Debemos ser conscientes de que cualquier exacerbación o desarrollo descontrolado de alguno de los microorganismos que forman la microbiota cutánea, puede suponer la aparición de una patología en la piel y no solo eso, sino que se altere una de sus funciones más importantes, la de “protección” de agentes externos: la polución, los contaminantes, las radiaciones solares…

Cuida tu piel con la ayuda de probióticos

El uso de probióticos específicos para la piel, tanto en cosméticos utilizados en su cuidado diario que los contienen entre sus ingredientes y que además están formulados respetando su protección natural, o con la toma de complementos orales con las cepas y cantidades adecuadas, serán de gran importancia en el tratamiento de todo tipo de pieles incluso las más sensibles, para que siguen funcionando de forma adecuada.

Recuerda que la piel, además de un órgano de protección y relación con el medio, es nuestra carta de presentación. ¡Cuidarla depende de ti!