Esta semana, para hablarnos de como cuidar pieles secas ahora que se acerca el frío, nos visita Ana Moreno, Consultora Farmacéutica experta en Dermocosmética y Directora Técnica del Grupo Farmacia I+

Como ya es conocido por todos, con la llegada del invierno nuestra piel se ve más agredida por factores físicos medioambientales como son el viento, el frío, los cambios bruscos de temperatura por el uso de calefacciones…

Esto es algo que afecta indistintamente a todos los tipos de pieles, aunque hay un tipo de piel en concreto que se resiente mucho más: la piel seca y muy seca.

Piel seca: causas

Antes de nada, debemos saber qué sucede en estas pieles y qué sensación experimentan en condiciones normales.

El tipo de piel forma parte de nuestro patrimonio genético y el tamaño de los poros del rostro, casi imperceptibles en estas pieles, es su principal indicador. Las pieles secas, tienen una sensación de tirantez permanente, debido a una carencia de agua y lípidos en la barrera cutánea, pudiendo llegar incluso a sufrir descamaciones intensas, grietas y fisuras en la piel. Todo ello puede verse agravado con la llegada del frío.

Piel seca: tratamiento adecuado

Pues bien, a continuación, os indico el tratamiento adecuado para el cuidado de pieles secas y muy secas:

  • Higiene facial con limpiadores suaves como un agua micelar que no alteren más la barrera cutánea.
  • Endocare Cellage® contorno de ojos Prodermis.
  • Ampollas de tratamiento Endocare C con Proteoglicanos, más o menos concentrada en vitamina C o con protección solar en función de si queremos tener un extra de antioxidantes y luminosidad en la piel o incorporar filtros solares de protección. El proteoglicano es un activo con gran capacidad de hidratación y efecto “buena cara” inmediata, fundamental para el cuidado de pieles secas y muy secas.
  • Crema de tratamiento Endocare Cellage® firming de textura rica y rápida absorción con activos regenerantes, tensores y reafirmantes, nutre e hidrata la piel en profundidad. En nuestra rutina facial de día, debe ir acompañada de un protector solar, aunque también podemos utilizarla como tratamiento de noche.

Con esta rutina facial, las pieles secas y muy secas lucirán sanas y cuidadas. ¡Bienvenido invierno!